Larga vida a los periódicos impresos

Presentamos la primera edición del Periódico impreso LA PRENSA, con este se escribe un nuevo capítulo en los proyectos de comunicación que en el Oriente antioqueño suman un importante y significativo número. No es gratuito por ello que esta región continúe siendo pionera y líder en prensa alternativa del Departamento.

Periódicos centenarios al servicio de la comunidad circulan en nuestras localidades, son ellos una clara muestra de la perseverancia y el servicio social con que sus fundadores y hoy sus directores, siguen ofreciendo a sus públicos páginas de contenidos que perduran en el tiempo, que cuentan el acontecer y la transformación de la región.

Hoy cuando nuevas tecnologías reemplazan la lectura del papel impreso y se visiona insistentemente el final, -tanto como lo expresado repetidamente desde 1972-, cuando don Daniel Morgaine lo vaticinaba en su libro Diez años para sobrevivir y luego con la aparición del diario digital, se pretendió condenar a muerte al Periódico Impreso, pero el fatídico momento aún no llega.

Años después en 2009, Philip Meyer predijo que en 2048 se leería el último periódico impreso, esto es, que a mediados de siglo se prevé su desaparición. Mientras esto sucede creemos por ejemplo, que el periódico impreso seguirá siendo reclamado por las comunidades alejadas de las cabeceras municipales, donde aún es extraño el acceso a internet.

Mientras las casas de la cultura sigan contado con hemerotecas y en las salas de recibo o estar en hoteles, restaurantes, aeropuertos y terminales sigan siendo los impresos motivos de consulta y pasatiempo, estamos más que convencidos de la larga vida que aún le espera a nuestros periódicos que impregnados de sus tintas, -ahora ecológicas-, mantendrán un espacio de privilegio en las manos de sus lectores.

Hacemos parte de ese grueso número de hombres y mujeres que reciben gustosamente un periódico impreso, para hojearlo, para degustar una a una las lecturas que informan e inspiran, que motivan y divierten, que generan cada vez mejores contenidos, de alta calidad periodística, de análisis, de opinión y de entretenimiento y que se resisten a ser desplazados por la era digital.

Pero no todo es desconocer las nuevas Tecnologías, por ello adoptamos el uso del código QR como forma de acercar el nativo digital al contenido de LA PRENSA. No es suficiente, pero seguirá siendo el camino para mantener vigente un periódico impreso que gozará de salud y vida por mucho tiempo.

También podría gustarte