Urbanismo táctico, las dos versiones

En el municipio de Rionegro se viene desarrollando un proyecto denominado urbanismo táctico, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el cual abarca el programa de Ciudades Sostenibles. El proyecto es realizado en compañía con la Alcaldía de Rionegro y sus diferentes entidades como la Edeso y Somos, con el apoyo también de la Fundación Pintuco.

El Banco Interamericano de Desarrollo identifica cómo las transformaciones ciudadanas son importantes, y a raíz de esto, viene haciendo un trabajo en el espacio urbano y público de Rionegro denominado urbanismo táctico, una herramienta que busca mejorar el espacio público en lugares particulares y recuperar los terrenos que están desocupados, según la administración de Rionegro: “busca embellecer y mejorar la movilidad en todo el municipio”.

En Rionegro se realizó cerca del Hospital San Juan de Dios. Aunque inicialmente, cuando el proyecto se estaba gestando, usuarios de la entidad de salud manifestaron su inconformidad con las obras de demarcación que se estaban realizando en sus alrededores, pues según ellos no habían pensado en los pacientes, puesto que hoy día no existe zona para discapacitados ni de ambulancia.

Según los encargados del tema, es cuestión de tiempo y adaptabilidad de las personas para que el lugar tenga un uso adecuado para todos los que intervienen en él. Así lo expresó John Ortiz, arquitecto del proyecto Urbanismo Táctico, quien manifestó que han hecho un trabajo de entendimiento del territorio con la comunidad. “Hemos visto cómo el hospital no tiene un espacio digno para el peatón, de accesibilidad y de espera, y existía un constante peligro. Nosotros somos un equipo interdisciplinario, en componentes sociales, de movilidad y técnicos, que estamos generando una actuación táctica. Este es un modelo de intervención donde se busca que participen masivamente los ciudadanos para crear modificaciones en el espacio público y establecer impactos sociales y culturales”, y agregó que este proyecto no es una acción definitiva, “el urbanismo táctico tiene varios pasos y este es el primero. Cómo con pintura y elementos muy sencillos, cambiamos comportamientos. Esto nos va a permitir identificar patrones y acciones de mejora que en otra futura etapa se mejorarán”.

El arquitecto expresó además que han encontrado diversos aliados para este proyecto, algunas universidades como la Universidad Católica de Oriente, la Universidad Pontificia Bolivariana y la Universidad de Antioquia y colaboradores ciudadanos del entorno.

Según los encargados del proceso, en Rionegro se ha identificado a la carrera 48 con la calle 59 como uno de los cruces con mayores problemas vehiculares y por ello se ha recurrido al urbanismo táctico y al trabajo de construcción colectiva de ciudad.

Comentarios de la comunidad

Este tema, como muchos otros en Rionegro, ha generado comentarios de todo tipo, como es el caso del señor Álvaro Rendón, quien expresó que “Rionegro necesita es movilidad y para eso necesitamos ampliar las vías y no estrecharlas con esos elefantes blancos”.

Jack Herrera, habitante del municipio, manifestó: “creo que no conocen el equilibrio entre mejorar el aspecto visual de un lugar y mejorar las condiciones de movilidad. Siguen haciendo lo que les da la gana sin importar los problemas que causen”.

Por otro lado, María Eugenia Martínez, manifiesta estar de acuerdo con el proyecto: “me parece hermoso, es un cambio total de mi Rionegro”.

Finalmente, a las calles de Rionegro donde se realizó el urbanismo táctico le sumaron un jardín de flores con el fin de adornar el lugar; sin embargo, muchas personas siguen estando en desacuerdo con el proyecto.

También podría gustarte