Así van: Sonrío y el tren ligero

Sonrió y el tren ligero son temas que han creado controversia en la comunidad rionegrera. Algunas partes a favor de estos proyectos y otras negándose a que se lleven a cabo. La Prensa hace un recuento de cómo van estos dos proyectos en el municipio.

Sistema integrado de transporte

Sonrío ha generado molestias entre los transportadores y usuarios de Rionegro y de los diferentes municipios, con los que se conecta la localidad. El valor del pasaje que según la Alcaldía, será de 1.700 pesos, contará con una tarjeta con la cual se ingresaría a los buses que circularán por nuevas rutas.

La última información oficial da cuenta que iniciaría operaciones el 1 de noviembre Y aunque la alcaldía está dando a conocer lo que sería la entrada en operación de Sonrío, lo claro es que hay un malestar generalizado por su implementación.

Según dice la Alcaldía, al Sistema Integrado de Transporte de Rionegro (Sonrío) solo tres empresas transportadoras del municipio se han unido, y aunque las que faltan están en oposición, argumentando que es inviable llevar a cabo todo lo que se propone, se mantienen diálogos y con empresas transportadoras de otros municipios.

Tren ligero o APM

El denominado tren ligero había sufrido un revés en todo su proceso cuando el 6 de septiembre se dio a conocer por parte de Juzgado Once Administrativo Oral de Medellín el fallo donde se declara la nulidad del acto administrativo emanado del acuerdo 006 del 27 de abril de 2018, donde el Concejo municipal de Rionegro autorizó al alcalde a destinar vigencias futuras por más de 5 billones de pesos para financiar la construcción y operación de este sistema de movilidad.

En el fallo se decía que la alcaldía no aportó pruebas documentales transcendentales para sustentar el proyecto. Además, según se conoció que el Acuerdo 006 del 21 de febrero de 2012, en su artículo 27 prohíbe la asunción de obligaciones que superen el período de gobierno.

La administración municipal apeló a este fallo el pasado 13 de septiembre y hoy día, esperan respuesta hasta que el Tribunal Administrativo de Antioquia decida el recurso interpuesto. Según dijo el alcalde “se consideró que el despacho de primera instancia realizó una interpretación inadecuada de las normas que exigen requisitos previos para solicitar al Concejo Municipal aprobación de vigencias futuras excepcionales.”

No obstante, la Alcaldía a través de la empresa SOMOS adelanta el proceso de licitación que espera tener, al finalizar el mes de diciembre un contrato firmado con el que sería el operador del sistema de transporte que costaría 5.06 billones en el largo plazo para los rionegreros.

La obstinación oficial

Pese a que un posible fallo en contra en la segunda instancia dejaría sin piso legal el acuerdo que dio vía libre a las vigencias futuras, el operador del sistema que se elegiría en diciembre se expone a no contar con los recursos que dieron el cierre financiero propuesto para el megaproyecto.

Mientras tanto, voces ciudadanas hablan de que no es posible que el Alcalde de Rionegro vaya a someter al municipio a un proceso legal que dejaría aún más maltrechas las finanzas, dado que se está comprometiendo recursos que hoy son motivo de controversia e incertidumbre.

También podría gustarte